Joyas del románico en el Ripollés y la Garrotxa de Girona – Guías Viajar

Joyas del románico en el Ripollés y la Garrotxa de Girona

Escrito por Doris Casares el 19 de marzo, 2014
Besalú en La Garrotxa @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
Besalú en La Garrotxa @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

¿Sabes que la comarca del Ripollés en Girona es uno de los lugares de España donde más joyas del arte románico se conservan?

Esta comarca tuvo un papel fundamental en la formación de Cataluña gracias, principalmente, a sus monasterios románicos de Santa María de Ripoll y de Sant Joan de les Abadesses.

Nosotros la hemos descubierto a través de pueblos emblemáticos y pintorescos conformados por puentes románicos, fortalezas y fachadas por las que parecen no haber pasado los siglos, monasterios y abadías medievales con el escenario incomparable de los Pirineos de fondo.

Hoy os hablamos de cinco de nuestros rincones preferidos en esta zona de Costa Brava Pirineos.

Pont de Camprodón en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
Pont de Camprodón en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

1.- Camprodón

Se trata de es uno de los pueblos de parada obligada si bajas de la estación de esquí Vallter 2000. Un conjunto románico con toques medievales, este pueblo destaca sobre todo por su puente inigualable con vistas al Pirineo gerundense.

Además, Camprodón cuenta también con un museo dedicado al músico Isaac Albéniz y es un estupendo punto de partida para hacer rutas por el valle de Camprodón.

Monasterio de Ripoll en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
Monasterio de Ripoll en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

2.- Ripoll

Sus orígenes están estrechamente vinculados al conde Wifredo el Velloso (840-897) y al monasterio benedictino de Santa María, que tuvo un peso importante en la historia de Cataluña.

Según las crónicas, en el año 888 se dedicó a Santa María un nuevo cenobio, que fue el origen del monasterio que conocemos en la actualidad. Su parte más conocida es la portalada, construida en el siglo XII y considerada como uno de los monumentos románicos más importantes del mundo.

San Joan de les Abadesses @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
San Joan de les Abadesses @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

3.- Sant Joan de les Abadesses 

A 10 kilómetros de Ripoll se encuentra este municipio, cuya historia está también ligada a su monasterio fundado por Wilfredo el Velloso.

El monasterio de Sant Joan de les Abadesses conserva un grupo escultórico compuesto por siete piezas de tamaño natural, que está considerado como un ejemplar único de la escultura del siglo XIII y de la transición del románico al gótico.

Entre sus monumentos románicos más destacados figuran el puente viejo, los restos de las murallas y la plaza Mayor, porticada y rodeada de edificios barrocos y en la que se celebra un importante mercado medieval.

4.- Gombrén 

Destaca por el castillo de Mataplana, lugar de cultura trovadoresca en los siglos XII y XIII y cuya función no era defensiva, sino residencial. Junto al castillo se encuentra una capilla y un barrio que llegó a estar habitado por cinco familias hasta el siglo XIV.

Según cuenta la leyenda, aquí residió el conde Artau de Pallars, identificado a menudo como el conde Arnau, cuya leyenda está muy vinculada al castillo.

Sant Pere de Besalú @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
Sant Pere de Besalú @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

5.- Besalú

Enclavado en la Gran Ruta del Románico de Girona, esta localidad situada ya en la comarca de la Garrotxa, conserva magníficos ejemplos de la convivencia entre las culturas judía y cristiana y un gran centro histórico medieval en el que puedes visitar algunos de sus monumentos más característicos: el puente medieval, la Curia Real, el hospital de Sant Julià, la plaza de la Llibertat, la Casa Cornellá o cualquiera de sus iglesias románicas, como la del monasterio de Sant Pere o la de San Viçent.

Su origen se sitúa en el castillo de Besalú (siglo X).

Monasterio de Ripoll en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona
Monasterio de Ripoll en Ripollés @Foto: Patronato Turismo Costa Brava Girona

DATOS PRÁCTICOS

Cómo llegar: se puede llegar fácilmente en coche desde Barcelona o Girona.

Mejor época: aunque todas las estaciones tienen su encanto, os recomendamos primavera y otoño para contemplar el florecimiento y el cambio de hoja.

Qué llevar: gafas de sol, protector solar, cámara de fotos.

No te pierdas…el puente de Camprodón, con vistas a los picos nevados del Pirineo de Girona.

* Con este artículo doy la bienvenida a Doris Casares como colaboradora de Guías Viajar. Periodista, comunicadora, blogger y viajera, es editora y socialmedia del blog www.3viajes.com e integrante de la agrupación de blogs de viajes Travel Inspirers.

Escribe tu comentario





buzzoole code