Paseo por monumentos y rincones de Plasencia en Extremadura

Publicado por el día 16 noviembre 2017
CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone
Murallas de Plasencia en Extremadura

Murallas de Plasencia en Extremadura

Si te gusta pasear por una ciudad monumental con trazado medieval, Plasencia, al norte de la provincia de Cáceres en Extremadura, es una visita muy recomendable.

En los últimos años he tenido la ocasión de visitar varias veces esta ciudad, pues si bien Plasencia no es capital de provincia, por su tamaño y población, unos 40.000 habitantes, está considerada como la gran ciudad del norte de Extremadura.

A lo largo de la historia Plasencia ha tenido una gran importancia, y en la actualidad es el centro de la actividad económica en esa zona de Extremadura, uno de cuyos reflejos es el vanguardista edificio de su palacio de Congresos, no hace mucho inaugurado.

Precisamente he visitado Plasencia para asistir un par de congresos profesionales, pero también aprovechando escapadas a rincones tan interesantes como el parque nacional de Monfragüe o, la más reciente, a disfrutar del Valle del Jerte en otoño.

Pues, efectivamente, si bien Plasencia bien justifica por si misma su visita, al estar ubicada muy cerca de ambos enclaves naturales no debes perder la ocasión de visitarla si planificas una escapada a Monfragüe o a Jerte.

Historia de Plasencia

Con una larga historia con orígenes en la época de los celtas y, posteriormente presencia de los romanos, en tu visita de Plasencia ahora puedes ver la configuración de una antigua ciudad medieval que se constituyó a finales del siglo XII.

En concreto fue en el año 1196 cuando Plasencia fue fundada por el rey Alfonso VIII en el contexto de la guerra con los musulmanes.

Tras una nueva reconquista a los almohades, fue en 1201 cuando se abordó construir las murallas, de las que todavía quedan diversos tramos en los que se abren varias puertas para dar acceso al centro histórico.

Portada románica de la catedral Vieja de Plasencia

Portada románica de la catedral Vieja de Plasencia

Un hecho destacado fue cuando en 1442 pasó a manos de Pedro de Zúñiga por una concesión real, hasta que en 1488 la ciudad pasó a control de los Reyes Católicos.

Hechos destacados fueron la boda de Juana la Beltraneja y el rey Alfonso de Portugal, o que Fernando el Católico eligiera a Plasencia como lugar de residencia durante un tiempo.

Como consecuencia de ello, durante el siglo XV la ciudad tuvo un gran auge al residir en Plasencia buena parte de la nobleza extremeña que dejó un gran patrimonio monumental y artístico que ahora puedes ver en tu visita.

Otra muestra actual de la importancia histórica de Plasencia es su gran protagonismo en la Ruta de Isabel la Católica en Extremadura.

Qué ver en Plasencia

A la hora de visitar Plasencia, te deberás centrar en su centro histórico, pues los principales monumentos y rincones se ubican dentro de lo que queda del antiguo recinto amurallado.

La ciudad se extiende a partir de su céntrica plaza Mayor, y en tu paseo por sus estrechas calles verás numerosos edificios palaciegos, iglesias y antiguos conventos.

Puerta de Trujillo en Plasencia

Puerta de Trujillo en Plasencia

Murallas de Plasencia

De la original fortificación de finales del siglo XII y principios del XIII, ahora quedan algunos tramos y puertas.

Reserva hotel para tu viaje en Booking.com

Así, de los 75 cubos que llegó a tener la muralla, aún puedes ver 20, así como las puertas del Sol, Trujillo, Berrozana y la Torre Lucía.

En la puerta de Trujillo, rincón que no debes de dejar de ver, se encuentra la Ermita de la Salud, con una bóveda de cañón, y en la Torre Lucía se ubica el Centro de Interpretación de la Ciudad Medieval de Plasencia.

Plaza Mayor de Plasencia

La plaza Mayor es el centro de la vida de Plasencia.

Siempre con un gran ambiente, en ellas verás las terrazas de los bares situados en las galerías porticadas que se extienden por buena parte de la plaza.

Abuelo Mayorga en la plaza Mayor de Plasencia

Abuelo Mayorga en la plaza Mayor de Plasencia

El edificio más destacado es el del ayuntamiento, del siglo XVI con estilo de transición del gótico al renacentista, el cual está culminado por una torre de reloj donde podrás ver a la figura del Abuelo Mayorga, un icono popular de Plasencia.

En otro orden de cosas, en la plaza también te llamará la atención el edificio más estrecho de Plasencia, y te “chirriará” la arquitectura de un edificio rojizo que se levantó en 1936 para tapar la visión desde la plaza de la iglesia de San Esteban.

A destacar el gran mercadillo que los martes tiene lugar en la plaza Mayor de Plasencia, donde además de frutas y verduras, puedes comprar productos de artesanía de hierro y marroquinería.

Si vas un viernes, podrás ver otro mercadillo de frutas y verduras.

Desde la plaza Mayor, camino de la catedral, pasarás por la citada iglesia de San Esteban, donde se casó el poeta Gabriel y Galán, y por edificio del mercado.

También podrás ver el edificio gótico flamígero del Convento de las Claras, actual sede del Centro Cultural Municipal y la Oficina de Turismo.

Catedral Nueva de Plasencia

Catedral Nueva de Plasencia

Catedral de Plasencia

Quizás también te sorprenda encontrar una catedral, en Plasencia, lo cual es el reflejo de que solo tres años después de su fundación ya disponía de sede arzobispal con jerarquía sobre Medellín y Trujillo.

Con un caótico diseño exterior, en realidad se trata de dos catedrales construidas de forma sucesiva y superpuesta a partir del siglo XIII.

La catedral Vieja es de estilo de transición del románico al gótico, y exteriormente destaca su bonita portada románica con arquivoltas, la cual encuentras orientada hacia el oeste.

Se empezó a construir en el siglo XIII y cuenta con tres naves, y junto a ella puedes visitar un claustro de estilo cisterciense.

Claustro de la catedral Vieja de Plasencia

Claustro de la catedral Vieja de Plasencia

La conocida como catedral Nueva se empezó a construir en 1498 y la obra se paró en 1578, de forma que ha quedado inconclusa y solapada sobre el edificio de la catedral Vieja, separadas interiormente por un muro.

La catedral Nueva es de estilo renacentista y en el exterior te llamará la atención la gran portada de estilo plateresco que quedó sin finalizar, mientras que en el interior verás una suntuosa decoración con pan de oro.

Plaza de la Catedral

En la plaza de la Catedral también puedes ver otros destacados edificios, como el palacio Episcopal de estilo renacentista, la casa del Dean, del siglo XVII, o los contiguos palacios de los Condes de Torrejón y Doctor Trujillo, de estilo gótico plateresco.

También puedes ver el edificio del antiguo Hospital de Peregrinos fundado en el siglo XIV, con una fachada renacentista, y que ahora es la sede del complejo cultural Santa María.

Plaza de San Nicolás en Plasencia

Plaza de San Nicolás en Plasencia

Plaza de San Nicolás

La plaza de San Nicolás es mi rincón favorito de Plasencia.

En este enclave y sus alrededores es donde puedes sentir mejor la importancia histórica de esta ciudad extremeña, con el palacio de los Marqueses de Mirabel como gran protagonista.

Es un edificio del siglo XV con una patio neoclásico de dos plantas.

Bajo el edificio puedes ver un gran arco que los propietarios tuvieron que abrir tras un juicio que duró 150 años, con el fin de dar acceso al antiguo Barrio Judío de Plasencia.

Casa de las Dos Torres en Plasencia

Casa de las Dos Torres en Plasencia

En el otro lado de la plaza, frente al palacio, puedes ver la iglesia de San Nicolás con una portada románica de transición, y en su parte posterior se abre una pequeña plaza donde se ubica la Casa de las Dos Torres.

Del siglo XIII, se trata del palacio más antiguo de Plasencia, con portada románica y fachada neogótica, y el mismo se alojó Fernando el Católico.

Parador de Plasencia

Al fondo de la plaza de San Nicolás se encuentra el edificio del antiguo Convento de San Vicente Ferrer, sede actual del Parador nacional de Plasencia.

Fue construido por los Señores de Zúñiga en el siglo XV, y para ello derribaron una zona del antiguo Barrio Judío, cuya comunidad fue trasladada a casas situadas en las calles aledañas a la actual plaza Mayor.

Claustro del Parador nacional de Plasencia

Claustro del Parador nacional de Plasencia

Cuando paseas por esas calles puedes ver placas que te indican el nombre del judío propietario de la casa que había en un determinado lugar.

En este convento de dominicos, por lo que también era conocido como Santo Domingo, destaca un bonito claustro renacentista o la antigua sacristía que se decora con azulejos de Talavera.

Sin duda el de Plasencia es uno de los mejores paradores desde el punto de vista de su interés arquitectónico.

Además de los indicados, durante tu visita o estancia puedes ver muy interesantes rincones, como la escalera al aire de la cafetería, una gran obra arquitectónica, o comer en el antiguo receptorio.

Acueducto de Plasencia

Acueducto de Plasencia

Acueducto de Plasencia

Finalmente, quizás te sorprenda saber que en Plasencia hay un acueducto.

El Acueducto de San Antón fue construido a mediados del siglo XVI para suministrar a la ciudad del agua de las sierras cercanas.

Fotos de Plasencia

Como anticipo a tu visita, aquí tienes más fotos de Plasencia, ciudad a visitar en Extremadura.

Cómo llegar a Plasencia

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone
Categorías: España, Extremadura | Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *