12 lugares imprescindibles que ver en la Tarragona romana

Publicado por el día 22 mayo 2018
Anfiteatro romano de Tarragona

Anfiteatro romano de Tarragona

Hacia tiempo que tenía ganas de conocer la antigua Tarraco de la época de los romanos.

O mejor dicho, los restos de la ciudad romana conocida como Tarraco, la actual Tarragona, que en su época de mayor esplendor llegó a tener 40.000 habitantes, y que ahora está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Y si bien con anterioridad había viajado en un par de ocasiones a Tarragona, había sido de forma rápida y no había tenido tiempo de visitar la ciudad con el tiempo suficiente para pasear por su centro histórico.

Con motivo del reciente viaje al Priorat es cuando he tenido la oportunidad visitarla, más allá de ver un par de representaciones de su festival cultural Tarraco Viva, como hice en una ocasión.

También tenía curiosidad por comprobar qué es lo que realmente se puede ver de los restos de esa ciudad romana de hace más de 2.000 años.

Qué ver en Tarragona

Lo cierto es que la visita de la actual Tarragona te permite imaginar cómo era la Tarraco romana y llegar a tener la sensación de pasear por las calles y monumentos de la época.

A continuación te doy unas claves que debes de tener en cuenta para conocerla por tu cuenta.

O si lo prefieres, aquí te puedes apuntar a una visita guiada de la Tarragona romana.

Puerta de Pallol en la muralla romana de Tarragona

Puerta de Pallol en la muralla romana de Tarragona

Puerta de Pallol

La forma imprescindible de empezar la visita de la antigua Tarraco es ir directamente a la sede de la antigua Audiencia (plaza del Pallol 3).

Si vas en coche deberías dejar el vehículo en el aparcamiento de Saavedra, pues ahí se encuentran las murallas por donde recorrerás el denominado Paseo Arqueológico, y la Puerta de Pallol que te da acceso al interior de la antigua ciudad romana.

Te adelanto que el rincón de la plaza de Pallol es uno de los más bonitos del casco antiguo, con un edificio de estilo gótico en el mismo, además del de la antigua Audiencia.

Maqueta de Tarraco

Este histórico edificio ahora alberga un centro cultural donde vas a poder ver una muy didáctica maqueta de la ciudad romana.

Rincón de la plaza de Pallol en Tarragona

Rincón de la plaza de Pallol en Tarragona

La citada maqueta de Tarraco te muestra cómo estaba distribuida la ciudad a distintos niveles sobre una colina, con la zona superior del Foro Provincial dedicada a los edificios de gobierno, y con el gran circo a sus pies.

Luego la ciudad descendía entre las murallas hasta llegar al mar.

Con la imagen de la maqueta en tu mente, durante toda la visita del centro histórico de Tarragona vas a tratar de reconocer los distintos rincones de la antigua ciudad romana.

Murallas romanas de Tarragona

A partir de aquí puedes iniciar la visita saliendo de nuevo por la citada Puerta de Pallol para pasear por el exterior de una parte de la antigua muralla, recorrido conocido como Paseo Arqueológico.

La muralla de Tarraco llegó a tener unos 3,5 kilómetros de longitud, y aún quedan tramos de poco más de un kilómetro, los cuales rodean en parte el casco antiguo de Tarragona.

Paseo Arqueológico de las murallas romanas de Tarragona

Paseo Arqueológico de las murallas romanas de Tarragona

En este tramo que visitas de la original muralla romana verás algunos bloques de origen megalítico, así como tres torres de la misma y algunas piedras con marcas del alfabeto íbero.

La Torre del Arzobispo fue ampliamente remodelada en la época medieval, y la Torre de Minerva conserva la escultura y las inscripciones romanas más antiguas de la Península Ibérica.

También te llamará la atención que en buena parte del tramo de muralla se abran ventanas de casas adosadas al interior de la misma, lo cual fueron haciendo los residentes de las mismas a lo largo de los siglos.

Esto sucede sobre todo en el tramo de la ampliación de la muralla que se hizo durante la época medieval, en la segunda mitad del siglo XIV, el cual es conocido como la Muralleta.

El Paseo Arqueológico es uno de los recintos del MHT museo de Historia de Tarragona, y el precio de la visita es de 3,30 euros.

Portada de la catedral de Tarragona

Portada de la catedral de Tarragona

Catedral de Tarragona

Entrarás de nuevo al casco antiguo por la Puerta de San Antonio, del siglo XVIII, y llegarás a la zona que en la época romana ocupaba el Foro Provincial, el cual se extendía en dos plazas de diferentes alturas.

Reserva hotel para tu viaje en Booking.com

En la plaza superior, que era la zona de culto, se encontraba el Templo romano, lugar que ahora ocupa la catedral de Tarragona.

De hecho todavía en el claustro de la citada catedral se pueden algunos restos romanos de dicho recinto de culto.

Por su parte, la actual catedral de Tarragona fue construida en el siglo XII con un estilo de transición del románico al gótico.

De entrada te quedarás ensimismado por su espectacular fachada principal, con una gran portada con arcadas ojivales.

Capilla de los Sastres en la catedral de Tarragona

Capilla de los Sastres en la catedral de Tarragona

Quiero destacarte en su interior la capilla de los Sastres de mediados del siglo XIII situada a la derecha del Altar Mayor, de estilo gótico, donde puedes ver un retablo y decoración con pinturas de la época.

También resalta el retablo gótico dedicado a Santa Tecla, patrona de la ciudad de Tarragona, realizado en alabastro policromado a principios del siglo XV.

A destacar también su bonito claustro y los jardines del mismo que en primavera lo verás cubierto de plantas con grandes flores.

Aquí puedes consultar los horarios de visita de la catedral de Tarragona, y el precio de la entrada general para ver el claustro y las obras religiosas del museo Diocesano es de 5 euros.

Hay descuentos para estudiantes y niños desde 7 años, y los menores de esta edad entran gratis, así como los parados y personas discapacitadas.

Plaza de la Seu en el centro histórico de Tarragona

Plaza de la Seu en el centro histórico de Tarragona

Plaza de la Seu

La plaza situada frente a la catedral, conocida como de la Seu, es uno de los rincones con mayor encanto que puedes ver en el casco histórico de Tarragona.

Ahí destaca la escena del conjunto que forman la antes citada portada de la catedral, con su gran rosetón, junto con los históricos edificios que la rodean, como el antiguo palacio de la Cambrería, con su fachada con ventanas góticas y renacentistas.

En dicho palacio que luego pasaría a conocerse como Casa Balcells, se alojaban los reyes cuando visitaban la ciudad, y como curiosidad, ahí falleció la madre de Fernando el Católico.

A destacar también la Casa de los Porches situada junto al palacio, la cual da acceso a la gran escalinata que baja desde la plaza de la Seu a la calle Mayor.

Palacio de la Cambrería o Casa Balcells en Tarragona

Palacio de la Cambrería o Casa Balcells en Tarragona

Dicha gran escalinata se convierte en un graderio natural utilizado para ver diversos eventos que se celebran en este rincón de Tarragona, como es la exhibición de castells que tiene lugar todos los miércoles.

Foro Provincial

El barrio que ahora se extiende en un plano inferior frente a la fachada de la catedral ocupa el espacio de la segunda gran plaza del Foro Provincial, la cual tenía más de 300 metros de largo y casi 200 metros de ancho.

Esta plaza en la época romana estaba rodeada de una estructura de pórticos, y ahora en tu paseo por dicho barrio bajo la catedral podrás ver algunos restos de la misma.

Plaza del Foro

En concreto, un gran bloque de piedra restos de dichos antiguos pórticos de la época romana tiene todo el protagonismo en la plaza del Foro del casco antiguo.

Rodeada de terrazas de bares y restaurante, se trata de una de las plazas más animadas de esta zona histórica de la Tarragona romana.

Restos del Foro Provincial en la plaza del Foro de Tarragona

Restos del Foro Provincial en la plaza del Foro de Tarragona

Pretorio en plaza del Rey

Otro rincón destacado que ocupa un espacio de acceso al antiguo Foro Provincial es la plaza del Rey, donde se ubica un tramo de muralla y el Pretorio.

Así se conoce una torre que en la Edad Media se convirtió en castillo del rey, a la que ahora puedes subir para ver las mejores panorámicas del casco antiguo de Tarragona, con un gran protagonismo del edificio de la catedral.

Bajo el Pretorio se superponen una serie de galerías de la época romana con grandes bóvedas, por las cuales puedes llegar bajo tierra al espacio donde se ubicaba el antiguo circo.

La Torre del Pretorio también forma parte del citado MHT y el precio de la entrada general es de 3,30 euros.

Restos del circo romano de Tarragona

Restos del circo romano de Tarragona

Circo romano de Tarragona

Como ya he comentado, cuando veas la maqueta de Tarraco, comprobarás que a un nivel inferior de las dos plazas que configuran el Foro Provincial se situaba el circo, que fue el de mayores dimensiones de la época romana.

Con una capacidad de 25.000 espectadores, más de la mitad de la población de Tarraco, para poder imaginarte cómo era el circo, debes ir a su parte oriental donde puedes ver unas gradas originales y una emulación del suelo de arena.

Plaza de la Font

Desde ahí se extendía hacia el oeste, zona ahora ocupada por la gran plaza rectangular del Ayuntamiento, la plaza de la Font, uno de los rincones con mayor ambiente en la ciudad.

Has de tener en cuenta que bajo parte de las casas de esta plaza del Ayuntamiento se siguen conservando buena parte de las gradas del antiguo circo romano de Tarragona.

Gradas del circo romano de Tarragona en restaurante Les Voltes

Gradas del circo romano de Tarragona en restaurante Les Voltes

En la plaza de Sedassos y en la calle Trinquet Vell puedes ver al descubierto sendos tramos con restos de las gradas de dicho circo.

Y también en el interior de establecimientos de la citada calle, como en el restaurante Les Voltes, uno de los recomendables para comer en Tarragona.

Torre de las Monjas

Saliendo del recinto amurallado desde la plaza del Rey te puedes dirigir a otro recinto romano de Tarragona que se conserva bastante bien.

Me refiero al anfiteatro romano, donde llegarás pasando por la Torre de las Monjas, construida a finales del siglo XIV formando parte del tramo de muralla medieval, a la que en época de Carlos V se adosó un baluarte.

Torre de las Monjas en la muralla romana de Tarragona

Torre de las Monjas en la muralla romana de Tarragona

Anfiteatro romano de Tarragona

El anfiteatro fue construido a principios del siglo II y se utilizó para lucha de gladiadores.

Precisamente en el anfiteatro, durante la celebración del festival Tarraco Viva en mayo, puedes ver un espectáculo que emula la lucha de gladiadores en el que te explican cómo se realizaba este espectáculo.

En el anfiteatro comprobarás que se conservan una buena parte de las originales gradas de piedra, así como bóvedas interiores.

También te llamará la atención ver en su interior los restos de una antigua iglesia visigoda de finales del siglo VI, y los de la iglesia románica de Santa María del Miracle, del siglo XII.

Anfiteatro romano de Tarragona

Anfiteatro romano de Tarragona

De esta forma habrás completado la visita de la antigua Tarraco en la zona correspondiente con el actual casco antiguo de Tarragona.

Más restos romanos en Tarragona

Pero si estás interesado, en otros lugares cercanos de Tarragona puedes ver otros restos romanos.

Así, bajo el aparcamiento del centro comercial Parc Central se encuentra el Conjunto Paleocristiano del Francolí.

Se trata de los restos de edificios de una ciudad romana del siglo IV y de una basílica paleocristiana del siglo V donde se descubrieron más de 160 tumbas.

Restos del circo romano en el centro histórico de Tarragona

Restos del circo romano en el centro histórico de Tarragona

Por otro lado, el Acueducto de las Ferreres o Puente del Diablo es el mejor conservado de los dos que se construyeron por los romanos en el siglo I.

De él se conserva un tramo de 217 metros de largo y 26 metros de altura máxima y lo puedes ver a cuatro kilómetros de Tarragona, en la N-240 que va a Lérida.

Finalmente, a 20 kilómetros de la ciudad, en la N-340 a la altura de Roda de Bará se encuentra el Arco de Bará construido en el siglo I sobre la Vía Augusta.

Categorías: Cataluña, España | Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *