Cuáles son y cómo visitar las 5 cascadas más impresionantes de Islandia

Publicado por el día 17 febrero 2020
Cascada helada Gullfoss en Islandia

Cascada helada Gullfoss en Islandia

Pocas cosas hay que nos impresionen más en nuestros viajes que las cascadas que se forman a lo largo del mundo, e Islandia tiene algunas que son únicas.

Increíbles masas de agua cayendo lentamente hasta chocar de una manera brusca con la roca.

Islandia tiene una peculiaridad, y es que al tener un clima tan extremo, muchas de sus cascadas se congelan durante la mayor parte del año, lo que las confiere un toque todavía más épico.

Cascada Skogafoss en Islandia

Cascada Skogafoss en Islandia

Esto hace que la misma cascada parezca diferente en función de la época del año en la que la visites.

A continuación os vamos a destacar cinco cascadas que deberías de visitar en tu viaje, y que nosotros conocimos durante nuestro viaje con Tierras Polares.

Todas ellas tienen algo especial, ya sea su formación, su ubicación o su tamaño, pero antes, como curiosidad, debes saber que en islandés cascada se dice -foss, por lo que los nombres de todas las cascadas acaban igual.

Cascada de Kirkjufellsfoss en Snæfellsnes

En la península de Snæfellsnes se encuentra Kirkjufellsfoss, que aunque es una cascada pequeña, es una de las más mágicas de la isla.

Cascada Kirkjufelfoss en Islandia

Cascada Kirkjufelfoss en Islandia

Y es que el entorno donde se encuentra es uno de los sitios que más nos gusta de la isla.

Se ubica a los pies de la montaña Kirkjufell,una curiosa formación rocosa llena de leyendas.

En invierno se congela por completo, y es de lo lugares que para nosotros pierden encanto con la nieve y el hielo.

Pero en verano y, sobre todo, en otoño y primavera, la luz del amanecer rebotada en la roca hace de la cascada de Kirkjufellsfoss un sitio único 100% recomendable.

Cascada basáltica de Svartifoss en Skaftafell

Una peculiaridad de Islandia es que se trata de una isla volcánica.

Cascada basáltica Svartifoss en Islandia

Cascada basáltica Svartifoss en Islandia

Pero no solo eso, es una isla en la que se han formado muchos columnas basálticas, y uno de los mejores sitios para ver esta configuración geológica es en la cascada de Svartifoss.

Para llegar a este lugar hay que hacer un pequeño trekking en Skaftafell donde, tras caminar por preciosos paisajes desde donde se ven los desiertos de lava y musgo, te encuentras esta preciosa cascada.

En realidad el basalto se distribuye por toda la montaña, no solo en la cascada, pero es cierto que en ella es donde mejor se aprecia.

Y es que es realmente curioso ver como la naturaleza es capaz de crear estas extrañas formaciones hexagonales.

Cascada Skogafoss en Islandia

Cascada Skogafoss en Islandia

Skogafoss, la cascada de la serie Vikings

Para nosotros Skogafoss es la cascada más impresionante de Islandia.

Es un enorme salto de agua de 60 metros donde se puede sentir la fuerza de la naturaleza.

Obligatorio la ropa impermeable si quieres acercarte, porque al caer el agua desde tanta altura, se crea una cortina de agua permanente.

RESERVA YA el COCHE DE ALQUILER para tu VIAJE

De cara a tu viaje, reserva ya tu coche de alquiler en Rentalcars, web que te ofrece el mejor precio garantizado y te permite una posible cancelación gratis en la mayoría de los casos Aquí puedes reservar tu coche

Esta cortina pulveriza de agua todos los alrededores, por lo que en épocas de heladas todo el entorno se congela, así que cuidado al acercarse.

Hay un sendero junto a la cascada por donde puedes subir hasta la parte alta y ver como cae poderosamente el agua.

Cascada Skogafoss en Islandia

Cascada Skogafoss en Islandia

La cascada Skogafoss aparece en la serie televisiva Viking, en la escena en la que Floky, el constructor de barcos, llega a la isla y cree ver a los dioses que le hablan.

Sin duda un sitio único lleno de magia donde se forman impresionantes arcoiris.

Reserva hotel para tu viaje en Booking.com

Caminar por el interior de la Cascada de Seljalandsfoss

Otra de esas cascadas especiales es Seljalandfoss.

Es también de enormes dimensiones, pero esta cascada tiene algo que la diferencia del resto.

Cascada cueva Seljalandsfoss en Islandia

Cascada cueva Seljalandsfoss en Islandia

En verano, o entre estaciones, antes de que llegue el invierno y se congele todo, es posible caminar por su interior, o sea, por detrás del agua que cae.

Y es que su configuración permitió abrir un sendero por su parte trasera, desde donde tienes una vista única.

Pocos sitios hay en Islandia tan especiales como esta cascada.

Cascada oculta de Gljufrafoss en Islandia

Justo al lado de la cascada de Seljalandfoss se encuentra otra cascada, la que es nuestra favorita de toda Islandia.

Cascada Gljufrafoss en Islandia

Cascada Gljufrafoss en Islandia

No es especial por su tamaño, ni por su formación basáltica, si no porque estar escondida.

Para verla te has de adentrar en un pequeño desfiladero al final del cual aparece esta maravilla.

Una cascada en un lugar donde no caben muchas personas, lo que la hace todavía más especial, y donde sientes que el agua te cae justo encima.

La erosión ha ido formando este surco en el que te sientes rodeado de rocas y la cascada te deja sin palabras.

La cascada de Gljufrafoss es una visita obligada en el viaje a Islandia, pero eso si, si vas en verano seguro que se forman largas filas de visitantes para entrar por el desfiladero, por lo que es mejor verla en otoño o primavera.

Cascada helada Gullfoss en Islandia

Cascada helada Gullfoss en Islandia

Cascada de Gullfoss en el Círculo de Oro

En pleno Circulo de Oro de Islandia, la cascada de Gullfoss es la más grande de todas las que os vamos a recomendar.

Es una cascada basáltica en tres alturas, con varios saltos de agua.

Esta cascada se hizo famosa porque los estadounidenses querían comprarla para construir una estación hidroeléctrica.

Esto tocó la vena ecológica y medioambiental de los islandeses que con grandes manifestaciones se negaron a que fuera vendida.

Cascada helada Gullfoss en Islandia

Cascada helada Gullfoss en Islandia

La propietaria de estas tierras llegó incluso a amenazar con tirarse desde lo alto de la cascada si se llegaba a construir la central hidroeléctrica.

Afortunadamente nunca se llegó a realizar, y se ha podido conservar para que los visitantes podamos disfrutarla.

En los meses en los que empieza hacer frío, la cascada se congela en su mayor parte, dejando una estampa realmente impresionante.

Tiene un sendero que solo se abre en verano, el cual te lleva casi al precipicio desde donde tienes alguna de las mejores vistas posibles de la cascada.

Finalmente indicar que todas estas cascadas también se pueden visitar en avioneta, ya que hay excursiones que te llevan a verlas desde el aire.

 
Categorías: Islandia | Etiquetas: , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *