Rangiroa, la mejor isla de Polinesia Francesa para bucear

Publicado por el día 24 febrero 2019
Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Decir que un lugar es el más bonito del mundo suele ser demasiado atrevido, ya que depende un poco de los gustos de cada persona.

Pero tenemos claro es que todo el que ha tenido la suerte de visitar la Polinesia Francesa lo sitúa muy arriba en su lista de paraísos visitados.

Estamos hablando de la isla favorita de los polinesios, una isla que tiene una magia especial, Rangiroa.

Playa en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Playa en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

No quedan muchos paraísos vírgenes en el mundo con palmeras, aguas cristalinas y arrecifes de coral inundados de fauna marina como el atolón de Rangiroa, una de las mecas mundiales del buceo.

Hasta esta isla llegan muchísimos amantes del buceo en busca de algunas de las experiencias más impactantes, como ver tiburones martillo o bucear junto a delfines que se acercan para que los acaricies.

Pero lo fascinante que tiene esta isla es que no es necesario ser buceador para ver cientos de especies diferentes de peces de todos los colores entre bosques de coral.

Solo necesitas coger el bañador y unas gafas de buceo y lanzarte al agua para disfrutar de este autentico paraíso marino.

Aquí os dejamos el video de Rangiroa que hicimos en nuestra visita, donde podéis ver en imágenes parte del contenido de este artículo.

Dónde está y cómo se formó Rangiroa

En el Archipiélago de Tuamotu, el más grande de los cinco que componen la Polinesia Francesa, se encuentra Rangiroa, a solo una hora de vuelo desde Tahití.

Para entender bien por qué Rangiroa es tan única y especial, hay que entender como se formó.

Las tuamotu son en su mayoría atolones coraliferos que surgen del hundimiento de un volcán en el mar.

Surgió cuando el antiguo volcán que dio origen a la isla murió, y como resultado la isla se comenzó a hundir hasta dejar sumergida la caldera, que era por donde brotaba la lava.

Coral en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Coral en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

De esta manera se forma un anillo exterior que sobresale del mar, es un circulo que forma un mar interior rodeado de océano.

La lava es uno de los mejores fertilizantes naturales que existen y hace que las aguas sean ricas en hierro, lo que favorece la formación de vida marina y arrecifes de coral.

Es un proceso de millones de años que, unido a su aislamiento en medio del Océano Pacifico sur que evita que sufra una pesca masiva, hace que sea una isla única por el estado de conservación de sus aguas.

Por si fuera poco, cuando muere el coral los restos llegan a la orilla y la erosión del mar lo va triturando y se convierte en arena blanca.

Solo es necesario agarrar un puñado de arena de la playa para ver, que todo es coral y conchas marinas, hogar de los cangrejos ermitaños.

Rangiroa

Rangiroa

Cómo llegar a Rangiroa

La mejor forma de llegar a Rangiroa es en avión desde el aeropuerto de Papeete en Tahití, aunque es cierto que hay otras islas que también tienen conexión.

Al ser islas pequeñas, el avión hace casi de servicio de autobús; de hecho, salimos desde Tahiti hasta Rangiroa, pero no era el destino final del vuelo, sino que tras dejar nuestras maletas y recoger nuevos pasajeros continuó viaje hasta otra isla.

No me extrañaría que hiciera una ruta circular con destino final otra vez en Tahití.

Que nosotros sepamos hay varios vuelos el mismo día, o por lo menos el día de nuestro vuelo había uno antes que el nuestro, pero es cierto que por lo que hemos mirado, varía un poco dependiendo de la temporada.

El precio del vuelo desde el aeropuerto de Tahiti hasta Rangiroa es de algo menos de 200 euros y se hace siempre con la compañía Air Tahití , que es la única que opera entre las islas de la Polinesia.

Son aviones pequeños de unos 60 pasajeros y el trayecto dura en torno a una hora de vuelo, tiempo que en realidad se pasa rapidísimo ya que tras salir desde Tahití, vas viendo un montón de atolones preciosos a través de la ventana del avión.

Reserva hotel para tu viaje en Booking.com

Los asientos no están numerados, por lo que lo eliges al entrar en el avión, y si tenéis la oportunidad, sentaros junto a la ventana, pero tener en cuenta una cosa.

çSi vuelas de Tahití a Rangiroa desde el lado derecho del avión verás la isla de Tahití, pero se ve peor Rangiroa al llegar, y al contrario a la vuelta.

Si queréis más información, aquí tienes unos artículos con consejos para viajar a La Polinesia Francesa, así como qué islas visitar en Polinesia Francesa, como la de Moorea, y no te pierdas el vídeo que hemos incluido en el artículo.

Buceo Rangiroa

Buceo Rangiroa

Qué actividades hacer en Rangiroa

Rangiroa se hizo mundialmente famosa porque una familia de delfines se instaló en el Paso de Tiputa, que es una de las dos entradas desde el mar hacia el interior del atolón.

Es una isla famosa por el buceo, por lo que seas buceador o no, es el sitio para disfrutar del mar y la fauna marina.

Cómo bucear en Rangiroa

Hemos de reconocer que en nuestro caso nunca habíamos buceado, pero estando en Rangiroa nos parecía que era el mejor sitio para hacer un bautismo, para sentir la experiencia de bucear.

La mayoría de los buceadores que van a la isla son buceadores con un nivel avanzado que dedican el día entero a bucear, llegando a hacer hasta tres inmersiones diarias.

Una vez que hicimos nuestra primera inmersión comprendimos perfectamente el por qué de esa adicción.

En Rangiroa se pueden hacer diferentes tipos de inmersiones en función de los niveles de buceo.

Así dispones desde una zona de aguas poco profundas, la cual es una reserva marina para los más novatos, hasta zonas más complejas, incluso con buceo en corriente para los más expertos.

La mayoría de las inmersiones se hacen en el Paso de Tiputa, que es un área muy rica en fauna marina de todo tipo.

Para los que os interese saber más en profundidad cómo es bucear en Rangiroa aquí os dejamos un vídeo más especifico de las especies y tipos de animales que se pueden ver. 

Hay varias empresas que hacen inmersiones en esta zona pero la más importante y con la que nosotros lo hicimos es TopDive.

NO TE OLVIDES DE TU SEGURO DE VIAJE

¿Estas organizando tu viaje a Polinesia Francesa? No te vayas sin contratar antes tu seguro de viaje, y aquí te explicamos por qué. Si lo contratas con nosotros, tienes un descuento del 5%.

Snorkel en Rangiroa

Si nunca has buceado y no quieres probarlo, siempre tienes la opción de hacer snorkel ya que en cualquier playa hay un montón de peces y solo necesitas ponerte las gafas de buceo y el bañador.

Incluso es posible hacer snorkel en la zona de la reserva marina en la que se hacen los bautismos, ya que es una área con poca profundidad.

Aunque es cierto que no es lo mismo ver el mar desde el fondo que desde arriba, hay tantos bancos de peces por toda la reserva que se disfruta igual haciendo snorkel que buceando.

Excursión en Rangiroa en Polinesa Francesa

Excursión en Rangiroa en Polinesa Francesa

Excursión a una isla virgen en Rangiroa

Además de bucear o hacer snorkel, en Rangiroa hay otra actividades interesantes que puedes hacer, como una excursión de un día completo que es una experiencia única.

Decimos única porque solo es posible hacerla con la empresa local Pa´ati Excursiones gestionada por León, un auténtico polinesio cuya familia es propietaria de una pequeña isla al sur del atolón.

Te recogen en coche en tu hotel y, tras una hora de barco, llegas al otro extremo del atolón, a una zona de pequeñas islas protegidas por una barrera de roca volcánica.

Es una zona absolutamente virgen en la que no vive nadie.

Se trata de una isla increíble para hacer snorkel por lo transparente que es el agua, ya que hay varias zonas de apenas un metro de profundidad y una visibilidad de varias decenas de metros.

Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Tras pasar el día en varias piscinas naturales formadas entre las rocas volcánicas y antes de abandonar la isla, se come una barbacoa junto a una zona llena de tiburones de aleta negra que los puedes llegar hasta tocar.

Pero la excursión no termina ahí, ya que al regresar se para en dos sitio.

La primera parada es en el Paso de Tiputa para ver los delfines saltar a muy poca distancia; es impresionante ya que son delfines especialmente grandes saltando en grupo, por lo que en un espacio de 10 minutos ves decenas de saltos.

Y antes de terminar el día se hace una parada en la reserva marina para hacer snorkel entre bancos de peces.

La excursión termina cuando el guía León coge la guitarra y canta canciones polinesias con el atardecer de fondo, un final perfecto para un día perfecto.

Taller de tatuajes en Rangiroa en Polinesia Francesa

Taller de tatuajes en Rangiroa en Polinesia Francesa

Cómo se produce la Perla Negra en Rangiroa

La perla negra que dio nombre al famoso barco de la película Piratas del Caribe se produce en una granja de perlas en Rangiroa.

Y es que las perlas a día de hoy y desde hace poco más de 30 años, se fabrican de una manera artesanal; es lo que se conoce como perla cultural.

Es una técnica que se inventó en Japón donde se descubrió que cuando una ostra siente que hay algo en su apéndice, produce de una manera natural una sustancia llamada madre perla, que es la que termina conformando esta joya tan deseada.

Este proceso natural se ha conseguido reproducir en granjas de perlas donde producir una perla redonda y sin defectos es un arte, y la perla negra ha llegado a ser tan famosa por su calidad, que es la segunda fuente de ingresos de Polinesia Francesa después del turismo.

Es posible hacer una visita guiada donde te explican todo el proceso de fabricación de las perlas negras, y cómo se las cataloga según categorías, que son las que fijan el precio final.

Rangiroa

Rangiroa

Se las llama perla negra por que la variedad de ostras que hay en esa zona tiene los labios negros, al igual que en Japón la perla blanca es por el tipo de perla con labio blanco

Aunque se las conoce como perla negra, en realidad su color no es negro puro, si no que tiene tonos grises, verdes y rosas, pues dicho color lo toma no solo del labio de la ostra, si no de los colores de la concha.

Para producirla se injerta una pequeña perla del mejillón del río Mississipi junto a un trozo del propio labio de la ostra en un apéndice que tiene la ostra.

A partir de ahí la propia ostra genera madre perla envolviendo la bolita y creando una perla

Es un proceso de fabricación que dura unos dos años hasta conseguir la perla final, periodo en el que cada tres meses se las saca del mar, se las limpia y se mira que este haciéndose bien.

Playa en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Playa en la isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

En función del momento del año en el que visites Rangiroa verás una etapa u otras de la fabricación.

En nuestro caso fuimos cuando estaban creando los injertos para las nuevas ostras, pero en otro momentos puedes ver cómo las extraen una vez la ostra ya ha fabricado la perla.

Atardecer en el mirador de los delfines

Junto al Paso de Tiputa, pero desde tierra, hay dos miradores en los que la gente disfruta del atardecer tomando algo y viendo a los delfines saltar.

El mejor sin duda es la terraza del hotel Le Relais des Josephine, que en realidad es un pequeño hotel familiar de cabañas de madera que tiene una terraza encima del agua.

No es necesario estar hospedado, la terraza esta abierta para cualquier visitante; incluso si avisas por la mañana, puedes cenar ahí, ya que por la noche se pueden ver tiburones aleta negra a orillas de la terraza.

Amanecer en Rangiroa en Polinesia Francesa

Amanecer en Rangiroa en Polinesia Francesa

El otro mirador esta muy cerca, justo a la entrada del hotel.

Los polinesios van mucho ahí con el coche y las neveras llenas de cerveza para pasar las horas viendo este espectáculo único en el mundo.

Paseo en bicicleta por Rangiroa

Un día normal en esta isla suele incluir excursiones o buceo por la mañana y medio día, y las tardes se suelen reservar para disfrutar de la isla y la tranquilidad de sentirte en el paraíso.

Por eso es el mejor momento para coger una bicicleta y recorrer parte de la isla.

Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Isla de Rangiroa en Polinesia Francesa

Las bicicletas te las suelen presar en los hoteles sin ningún coste, y al tratarse de una isla totalmente plana, sin ningún desnivel, puedes hacer un recorrido viendo sus casas conociendo la forma de vida de la isla.

Puedes ir parando por las playas y ver los cangrejos ermitaños que hay por la isla, o visitar los resorts que hay con los característicos bungalows encima del agua entre palmerales.

Un plan perfecto para conocer la isla tranquilamente y sin prisa disfrutando de la vida del paraíso.

 
Categorías: Polinesia Francesa | Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *