Exposición Los impresionistas y la fotografía, en museo Thyssen-Bornemisza

Publicado por el día 23 noviembre 2019
Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

El museo Thyssen-Bornemisza de Madrid nos trae nuevamente una comparativa de dos temáticas diferentes, pero que se combinan perfectamente.

Hasta el 26 de enero estará abierta la exposición “Los impresionistas y la fotografía en la que podrás descubrir como repercutió la invención de las cámaras fotográficas en las artes plásticas en la segunda mitad del siglo XIX.

La aparición de las fotografías hace casi 200 años trajo una manera de ver la realidad de una forma totalmente diferente, y los pintores impresionistas no fueron ajenos a ello.

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

La exposición nos muestra las analogías e influencias entre pintura y fotografía, un dialogo entre los artistas impresionistas de la época y los fotógrafos franceses más importantes del momento.

La muestra cuenta con 66 oleos y obras sobre papel, así como 100 fotografías, todas ellas prestamos de colecciones de fotografía de entidades tan importantes como la Biblioteca Nacional de Francia o el museo Paul Getty de Los Ángeles.

Encontrarás obras de los principales artistas impresionistas que provienen del museo D´Orsay de París y de otros importantes museos del mundo.

Los impresionistas descubrieron otra forma de ver la luz y de suspender el tiempo para mantenerlo de forma indefinida.

Una victoria sobre la temporalidad que les permitió una mejor observación de la realidad que veían y así poder pintar menos rápido dándoles mayor libertad de expresión.

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Qué ver en la exposición Los impresionistas y la fotografía

El recorrido de la visita se lleva a cabo a través de nueve salas, y a continuación te adelantamos lo que vas a ver en cada una de ellas.

El bosque     

La exposición empieza con pinturas de los precursores del impresionismo, como Courbet, Pissarro, Corot, Rousseau o Daubigny, confrontados con las fotografías de Le Grey, Cuvelier, o Le Secq, quienes se adentraban en el bosque por primera vez, con pesados equipos fotográficos.

A mediados del siglo XIX el paisaje era el género que dominaba tanto en la pintura como en la fotografía francesa, y el bosque de Fontainebleau y los parques de los alrededores de París fueron los lugares favoritos para los artistas de una y otra forma de captar la realidad.

Una realidad fragmentada en imágenes, la luz filtrándose entre los árboles y encuadres asimétricos para dar importancia al detalle de los rincones, no a la inmensidad del bosque, imposible de capturar. 

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Figuras en el paisaje

A lo largo del siglo fue ganando interés pintar al aire libre, y para artistas como Claude Monet el bosque se convirtió en el telón de fondo de sus primeras pinturas de figuras con paisaje.

El naturalismo que obtuvo estaba muy cercano al de los fotógrafos.

Manet, por el contrario, no estaba interesado en absoluto en los exteriores y trabajó más en el interior de su estudio con esquemáticos fondos de paisajes; solo de forma esporádica salía a pintar al aire libre.

Aquí la comparativa se hace con retratos fotográficos de grupo de Edouard Baldus y los retratos de exteriores de familiares de Frédéric Bazille que parecen posar ante la cámara en escenas cotidianas.

La partida de croquet de Monet, Hombres con bastones y sombreros, o Reunión familiar de Frédéric Bazille, son algunas obras que verás en esta sala.

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

El agua

Una de las fuentes de inspiración más usadas siempre fue el agua en sus múltiples interpretaciones.

Los paisajes marinos de Gustave Le Gray, primeros planos de paisajes con mares agitados y nubes de la costa de Normandía, entablan una bonita conversación con pinturas de mar y cielo de Boudin y Monet intentando detener el momento efímero de las olas rompiendo.

También verás los reflejos de los árboles en las aguas de los ríos en fotografías de Olympe Aguado o Camille Silvy, así como la estrecha relación con pinturas de Monet.

El campo

Los campos de las afueras de París fueron el lujar elegido para divertirse los franceses y, como consecuencia, impresionistas como Renoir, SisleyMonet acercaron sus pinceles a escenas de campo.

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

El Bosque de Boulogne era una zona de caza y, con posterioridad, Napoleón lo convirtió en un gran parque para el divertimiento.

La barca de Monet o Los piragüistas de Caillebotte, son algunas de las obras de esta sala.

Reserva hotel para tu viaje en Booking.com

Mujeres con sombrillas paseando por jardines y escenas de campo que se van alternando con fotografías, en las que además de mostrar la realidad, intentaron crear una realidad nueva con más profundidad de campo, o utilizando fórmulas manuales intentando acercarse al dibujo o la pintura.

En esta época se les denominó fotógrafos pictoriales.

Los monumentos

El Gobierno francés a mitad de siglo contrató a varios fotógrafos, como Baldus, Le Grey o los hermanos Bisson, para que tomasen fotografías de los monumentos más significativos de Francia con el objetivo de crear un inventario gráfico.

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Exposición Los impresionistas y la fotografía en museo Thyssen-Bornemisza

Aunque fueron encargadas con un fin documental, son verdaderas obras maestras de la historia de la fotografía.

Estas imágenes consiguieron despertar el interés de los impresionistas, quienes utilizaron los pinceles para dejar en sus lienzos obras como La fachada de la Catedral de Ruán pintada por Monet, o El puente del Arzobispado y el ábside de Notre Dame de Guillaumin.

También pintaron puentes, fábricas o ferrocarriles intentando captar, tanto pintores como fotógrafos, nuevos escenarios de la época de la industrialización.

La ciudad

Nuevos escenarios de las calles y grandes avenidas de París son el objetivo que enlaza a pintores y fotógrafos en la sala dedicada a la ciudad.

Los amplios bulevares creados durante el Segundo Imperio por el Barón Haussmann, se convirtieron en una forma de ver y vivir la ciudad y fueron uno de los motivos favoritos para trabajar tanto para unos como para otros.

Cuadros como El Boulevard Montmartre de Camille Pissarro o la fotografía del Boulevard Saint-Germain de Marville revelan una nueva forma de pintar alejándose de la representación pictórica clásica de la ciudad basada en la horizontalidad.

El retrato 

Con la llegada de la fotografía y su rápida comercialización, el retrato pictórico tomó una nueva dirección.

Primero triunfó el daguerrotipo que permitía inmovilizar a los personajes debido al tiempo de exposición, y después se puso de moda las cartes- de- visite, con lo que se podían sacar ocho retratos en diferentes posturas desde un único negativo.

De esta época y como el retratista más celebre te destacamos a Félix Nadar, el cual inmortalizó con su cámara a todos los intelectuales y gente bohemia del momento con gran realismo y simplicidad.

También verás muchos retratos de mujeres de la aristocracia y portarretratos con su tapa.

Manet y Cézanne o Degas utilizaron fotografías de sus modelos para ejecutar los retratos que les encargaban, así como sus propios autorretratos, en vez de pintarse viendo su imagen en un espejo como era lo habitual.

En esta sala verás varias fotografías tomadas por Degas en 1895 cuando se compró su primera cámara Kodak y con las que captó a sus amigos en situaciones muy estudiadas, y en las que les hacía pasar mucho rato inmóviles para conseguir la foto que quería.

Hay una con una dedicatoria del escritor Paul Valery.

El cuerpo

Como no podía ser menos, el cuerpo desnudo fue uno de los temas que tanto fotógrafos como pintores tocaron en su producción.

En la exposición pública de la Olympia de Édouard Manet en 1865, desencadenó un gran escándalo por su analogía con las fotografías pornográficas que se veían entonces.

El desnudo fotográfico con poses académicas o cuerpos con poses espontáneas eran utilizadas indistintamente por pintores y fotógrafos.

La danza fue otro de los temas muy utilizado y se convirtió en el vehículo para estudiar los cuerpos en movimiento, con hombres haciendo equilibrio en diferentes posturas gimnásticas

En esta sala reconocerás enseguida El baño o Bailarinas basculando, ambas obras de Degas, así como la escultura de una bailarina observándose la planta del pie derecho.

El archivo     

La exposición termina con un conjunto de fotografías de la obra de Manet tomadas por Anatole-Louis Godet por encargo del pintor.

Es curioso como posteriormente él las coloreó con acuarelas, transformando la fotografía en una obra original suya.

Una de las obras más significativas es El Ferrocarril , de la que puedes ver el original y la pintada por Manet.

Con la aparición de la fotografía, las reproducciones de obras de arte afloraron de una forma masiva por todas partes, convirtiendo a París en la capital de la circulación de imágenes.

Esto hizo que los artistas descubrieran el poder documental y de expansión que tenía la fotografía para su propia obra.

Horarios exposición Los impresionistas y la fotografía

Los horarios de visita de esta exposición del museo Tyssen-Bornemisza son, de martes a viernes y domingos, de 10 a 19 horas, y los sábados, de 10 a 21 horas.

Precios entradas exposición Los impresionistas y la fotografía

Los precios de las entradas son, la genera, 13 euros; y la reducida de la que se benefician mayores de 65 años, pensionistas y estudiantes con acreditación, 9 euros.

Pueden visitar gratis la exposición los menores de 18 años, desempleados, discapacitados, familias numerosas, personal docente en activo y titulares de Carnet Joven y europeo.

Categorías: Ciudad de Madrid | Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *