Segovia – Curiosidades históricas del imponente acueducto romano – Viajar a Madrid

Segovia – Curiosidades históricas del imponente acueducto romano

Escrito por José Luis Sarralde el 26 de Mayo, 2014
Acueducto de Segovia
Acueducto de Segovia

¿Sabías que el imponente Acueducto de Segovia se construyó sin utilizar ningún tipo de argamasa para unir los sillares de granito que lo conforman?

Si a la vista del acueducto romano en tu visita de Segovia, cerca de Madrid, resulta sorprendente que haya resistido en perfecto estado durante dos mil años, realmente lo es más sabiendo que las piedras de la estructura se mantienen simplemente superpuesta con un equilibrio de fuerzas.

Efectivamente, el Acueducto romano de Segovia no se sabe exactamente cuando se construyó, si en el siglo I en la época de los Favio, o con posterioridad, en la de Trajano.

Arcos del acueducto de Segovia al atardecer
Arcos del acueducto de Segovia al atardecer

En la época de la ocupación romana, la actual Segovia era una pequeña fortificación situada a medio camino entre importantes enclaves romanos como eran las actuales Zaragoza y Mérida.

También sorprende saber que por entonces en esta fortificación apenas vivían cien personas, cuando el acueducto tiene capacidad para suministrar agua a unas 20.000 personas.

Si bien todos tenemos la típica imagen majestuosa del acueducto en la entrada del centro histórico de Segovia, en realidad esta increíble obra de ingeniería tiene una longitud de 17 kilómetros.

El acueducto se inicia en la Sierra, en el denominado manantial de la Fuenfría. Desde ahí llega a la ciudad de Segovia para finalmente terminar en el promontorio rocoso donde se encuentra el Alcázar. Para que el agua discurra, el acueducto tiene una pendiente de un 1%.

Virgen de la Fuencisla en el Acueducto de Segovia
Virgen de la Fuencisla en el Acueducto de Segovia

La zona del acueducto que configura la imagen típica de Segovia, se forma por 119 arcos, de los que 44 son arcadas dobles, o sea, con 88 arcos. Esta última es la zona más alta del acueducto romano, llegando a alcanzar los 28 metros de altura.

En el año 1072, durante un ataque musulmán, 36 arcos del acueducto sufrieron deterioro, siendo restaurados en el siglo XV, en la época de los Reyes Católicos. Fue un monje del cercano monasterio del Parral el que llevó a cabo la restauración.

Cuando miras detenidamente este imponente monumento romano, descubres que en la zona de arcos más altos se abren dos hornacinas, una a cada lado del acueducto. En la actualidad en dichos huecos se ubican  imágenes de la Virgen de la Fuencisla y de San Sebastián.

Acueducto de Segovia
Acueducto de Segovia

Ahora solo por ver el acueducto se justifica una excursión a Segovia, donde además podrás ver otros monumentos como el Alcázar, la catedral o el citado monasterio del Parral, además de pasear por sus calles medievales.

¿Te apuntas a visitar Segovia?

Más fotos del acueducto

Acueducto de Segovia al atardecer
Acueducto de Segovia al atardecer

3 COMENTARIOS ↓

  1. Las piedras no se mantienen juntas por simple equilibrio. Entre sillar y sillar hay una pieza de bronce en forma de “hache” y en cada sillar se labraron hendiduras cln esa forma: los sillares se mantienen en su sitio porque esas piezas dan solidez interna a la obra en su desarrollo vertical.

Escribe tu comentario





7 Trackbacks / Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Cómo ir en tren AVE o autobús a Segovia | VIAJAR a MADRID
  3. Dónde aparcar para visitar Segovia | VIAJAR a MADRID
  4. Qué ver en Segovia | VIAJAR a MADRID
  5. Consejos para visitar Segovia | Viajar a Madrid
  6. Roma - Cúpula Panteón de Agripa | Viajar a Italia
  7. Calle Real de Segovia | Viajar a Madrid