Comer en la República Checa: restaurantes, comidas, precios

Especialidad de pato en la República Checa

Especialidad de pato en la República Checa

Un aspecto que siempre nos interesa antes de viajar por primera vez a un país es su gastronomía, sus características y platos más típicos.

En el caso de la gastronomía checa te adelanto que tiene una clara influencia de la cocina alemana y austriaca. Una comida habitual suele empezar con una sopa con caldo de pollo, carne o verduras (es fácil encontrar un goulash húngaro).

Platos típicos en República Checa

Como plato principal te ofrecerán una enorme variedad de platos elaborados con carne, tanto de pollo, cerdo, pavo, como incluso de ternera, aunque eso sí, en este último caso a un precio claramente superior.

La carne, servida con distintas salsas, se acompaña siempre de patatas, verduras o ensalada, formando un plato generalmente contundente.

Eso si, el acompañante muy típico en la gastronomía de la República Checa son los dumplings, unas rebanadas de pan tipo ñoqui, de textura blanda.

Plato de pescado en la República Checa

Plato de pescado en la República Checa

En concreto, los tres platos nacionales son la ternera asada con salsa de nata y dumplings, el pato asado, y la carne cerdo asada con col agridulce.

Ya te digo que si te gusta el pato, la República Checa es tu país, en las cartas de los restaurante encuentras diversos platos cocinados con pato.

Aunque con mucha menos variedad, también sueles tener algún plato de pescado, sobre todo en las zonas cercanas al río Moldava. Lo más usual suele ser la carpa o la trucha.

Y respecto a los postres, lo habitual es elegir entre una gran variedad de tartas.

La bebida más popular es, con diferencia, la cerveza, de la que existen unas enormes variedades. Recuerda la gran popularidad mundial de la cerveza al estilo de la ciudad de Pilsen.  En Praga, la marca de cerveza más popular es Staropramen.

También puedes beber vino originario de la República Checa, sobre todo blanco, de buen sabor y a un precio asequible.

Dónde comer en Praga y República Checa

En la República Checa no hay ningún problema en encontrar restaurantes que te ofrezcan una buena comida y, además, a precios más que razonables.

Tanto en Praga como en cualquier otra ciudad o pueblo hay una enorme diversidad donde puedes disfrutar tanto de comida internacional como, sobre todo, comida típica checa, que para mí es sin duda lo más recomendable.

Típicos dumplings acompañando un plato de pato en la República Checa

Típicos dumplings acompañando un plato de pato en la República Checa

En cuanto a los horarios, frente a la “incomodidad” que suele suponer a los españoles que viajamos a otros países europeos el tener que adaptarnos a comer más pronto de lo habitual, sobre las 12 ó las 13 horas, en la República Checa los restaurantes están abiertos durante todo el día.

De esta forma, si quieres comer, por ejemplo, a las 15 horas, no tendrás problema. Es más, encontrarás casi vacío el restaurante.

Y si tus visitas te llevan a demorar la hora de la comida, por ejemplo, hasta las 16 horas o algo más tarde, puede que hasta coincidas con gente que acude a “cenar”.

Eso sí, para cenar la hora adecuada sería sobre las 20 ó 20:30 horas. No debes ir nunca más tarde de las 21 horas, pues es habitual que a partir de las 21:30 horas la cocina ya esté cerrada y solo te sirvan café.

Sopa típica en restaurante de la República Checa

Sopa típica en restaurante de la República Checa

Por supuesto, en las zonas turísticas de Praga los horarios son más amplios y, por ejemplo, en verano los restaurantes y cafeterías de la plaza de la Ciudad Vieja tienen una gran animación hasta medianoche. ¡Ojo!, fuera de la zona turística, todos los establecimientos cierran antes.

Pero aparte de esto, llegar a cenar a las 22 hora en un pueblo o una pequeña ciudad de la República Checa es labor imposible. A esa hora puede resultar incluso difícil encontrar un lugar donde te sirvan una cerveza.

Precios de restaurantes en Praga y República Checa

Para tener una idea de los precios (en 2012, en mi último viaje) que encontrarás en la República Checa a la hora de comer, te diré que los platos principales en restaurante buenos te costarán entre 150 y 300 cz (de 6 a 12 euros). Y en restaurantes baratos, te costarán de 100 a 180 cz (4 a 7 euros).

Además, encontrarás sin problema menús entre 85 y 100 cxz (3 a 4 euros).

Ahora bien, en Praga los precios son claramente más caros, aunque con gran diferencia entre los restaurantes de las zonas turísticas y la de barrios de la ciudad menos concurridos por turistas.

Tarta de postre en restaurante de la República Checa

Tarta de postre en restaurante de la República Checa

El extremo lo tendrás en las terrazas de los restaurantes de la plaza de la Ciudad Vieja, donde comer o cenar te puede costar hasta 30 euros por persona (tampoco es demasiado caro para el escenario tan impresionante…).

Eso sí, te diré que si optas por cenar en el interior de estos restaurantes, ¡ te costará la mitad !, aunque el escenario no es el mismo…

Además, la cerveza es realmente barata. En un bar de Praga, una pivo, o sea, una cerveza de 0,30 l te cuesta unos 25 cz (un euro) y una jarra de medio litro, 39 cz (1,60 euros)

Si te tomas un café especial en alguno de los tradicionales cafés de Praga, te costará 3,50 euros, un capuccino, 2,50 euros, y un batido, 3,50 euros.

Café especial y tarta en el típico café Louvre de Praga

Café especial y tarta en el típico café Louvre de Praga

Un último consejo: en el aeropuerto de Praga, donde no hay demasiadas opciones de restauración, los precios son totalmente internacionales, en su peor versión, o sea, muy, muy caros…

¡Que aproveche!

  • Busca las mejores ofertas de hoteles en:
  • Busca ofertas de vuelos baratos en:

Easy AdSense by Unreal